31/5/16

me hice la canchera y te invité a recorrer  mi ciudad,
no sé por qué planteé las cosas como un desafío,
van dos veces que me dejo arrinconar y recalculo,
sufro un poquito mi histeria y me río y me excuso en que estoy ebria,
quiero todo pero más tarde,
 hacer que mi cuerpo interese
necesito que a mí me importe
por eso territorializo como un gato
y pretendo decir esta es mi esquina
hubo un fracaso en un momento y fue
que me di cuenta que no tenía ninguna,
que no hay un recoveco donde diga escondámonos

no pasa nada

 no puedo fingir que nunca
me sentí tan ajena como ahora
a todos los espacios y a los cuerpos
y tengo que recorrerlos como si recién
llegara muy lejos en barco
porque de mì no partió ninguno
sino que me llegan
novedades internas en otros idiomas
y adentro guardo un conventillo y no puedo
ofrecerte otra cosa que pasillos
espacios transitorios

me gustaste desde siempre
digo
como para acomodarme a las ideas
como si no fuera algo que acabara de ocurrir,

la espontaneidad me hizo mal a la panza
ahora prefiero justificar impulsos
con años de amor y raciocinio,
reflexioné seis años si en verdad
vos eras lindo o yo veía muy poco

ahora que me hice los anteojos
creo que estoy intelectual
y puedo hacer un teatro de las cosas
armarme una causas y análisis y especular distancias
acercarme y posar
con cosas de la cartuchera
ordenar mis lapicitos por color
después de sacarle punta
tener regresiones de jardín de infantes y darte
piquitos en sueños.


1 comentario:

  1. me asombra tu productividad
    con textos tan buenos...

    ResponderEliminar